Economía Provinciales

Unos 360.000 correntinos dejarán de percibir el Ingreso Familiar de Emergencia

La asistencia se concentrará en el AMBA,Chaco y Río Negro. El IFE impac­ta con 3.000 millones de pesos. Y el ATP a 35.000 trabajadores privados.

La directora de la Administración Nacional de la Segu­ridad Social (Anses), Fernanda Raverta, precisó que el tercer pago del Ingreso Fa­miliar de Emergencia (IFE) tendrá en cuenta indicadores como la pobreza e indigencia, la precariedad habi­tacional y la cantidad de contagios de coro­navirus en la región en la que vive el be­neficiario. Todo eso en función también de la “necesidad de cumplir el aislamien­to”, indicó la funcio­naria en relación al raleo que se viene del programa asistencial para gran parte del país.

El grifo de la asistencia estatal para mitigar el para­te económico derivado de la cuarentena por el coro­navirus comienza a cerrar­se para la mayoría de las jurisdicciones, entre ellas Corrientes. 

El presidente Alberto Fernández anunció el jue­ves, al prorrogar la cua­rentena hasta el 17 de julio, que en esta nueva etapa las ayudas del Estado des­tinadas a los sectores vul­nerables y a empresas se concentrarán en las regio­nes con mayor cantidad de casos de coronavirus. La tercera cuota del bono de 10.000 pesos será abonado en las zonas del país donde hay circulación comunita­ria de coronavirus, como el Chaco y el Área Metro­politana de Buenos Aires (Amba).

Para el resto del país, como Corrientes, donde ya se ingresó a la etapa de dis­tanciamiento social, el be­neficio se cortará desde la próxima cuota. Vale recor­dar que en estos momentos se está abonando la segun­da etapa del IFE, dentro de la cual aún se encuentra incluida la provincia.

Esa asistencia recayó en abril y en mayo en Corrien­tes, donde son 359.425 las personas que reciben el beneficio: 205.688 desem­pleados/as; 136.000 niños y niñas beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo; 11.975 monotributis­tas; 2.900 titulares de la Asignación Universal por Embarazo y 2.866 trabaja­doras de casas particulares.

Por esta decisión del Go­bierno nacional, dejarán de circular alrededor de 3.000 millones de pesos en la provincia, con el corres­pondiente impacto en el consumo.

El jueves también se co­noció que las empresas correntinas que tengan más de 800 empleados no podrán acceder a la Asis­tencia al Trabajo y la Pro­ducción (ATP), programa mediante el cual el Estado nacional abona el 50% del salario de los trabajadores de las compañías que se inscriban.

Resta saber cómo con­tinuará la ATP a partir de agosto, cuando se tengan que abonar los sueldos de julio. La tercera etapa del programa, además de re­presentar la mitad de ayu­da para Corrientes, podría exceptuar a firmas de ru­bros que hayan recuperado cierto nivel de actividad. 

Desde la Anses y la Casa Rosada dijeron que la en­trega del IFE recién se re­solverá el “martes o miér­coles”. El Presidente fue claro al asegurar que los re­cursos se focalizarán en las zonas que continúan con cuarentena estricta, como es el caso del Amba y de Chaco, fundamentalmente.

En el Gobierno provin­cial, en tanto, dijeron que no cuentan con más infor­mación que el anuncio que realizó el Jefe del Estado, aunque consideraron caída esa ayuda de 10 mil pesos por beneficiario.

La gestión del presi­dente Alberto Fernández implementó medidas y programas económicos para sostener ingresos, sa­larios y puestos de trabajo que en Corrientes alcan­zan a 704.184 personas, el 63% de la población de la provincia. Las mejoras y ayudas llegan a través de bonos, aumentos, medi­camentos gratis, fondos para alimentos, ingreso extraordinario, salarios privados, becas para tra­bajadores privados, des­empleados/as, amas de casa, jubilados y pensio­nados; niños y jóvenes, monotributistas, em­presarios, comercian­tes, industriales, según informaron en un co­municado los legisladores nacionales oficialistas.

Los funcionarios desta­caron la asistencia directa “amplia, federal e inclusiva para sostener los ingresos familiares y dinamizar la economía de Corrientes

Topics