Provinciales

Expectativa por los anuncios del Gobierno mientras finiquitan un plan integral

Se espera que el gobernador Gustavo Valdés haga anuncios sobre las medidas que implementará en Capital debido a la situación epidemiológica. Además alista un nuevo abordaje pandémico de cara al último trimestre del año. 

Hay expectativa por los posibles anuncios que haría hoy el Gobierno provincial respecto de las medidas que comenzarán a regir desde el lunes, luego de 13 días de pausa en Capital para intentar frenar los brotes de coronavirus.

En paralelo, las autoridades  avanzan en el armado de un plan integral para afrontar la pandemia durante el último trimestre del año. La descentralización del Laboratorio Central en dos localidades y una constante interacción con los intendentes, la clave para la nueva etapa que se iniciaría desde mañana.

El Gobierno asume una instancia de “nueva normalidad”. Entiende que algunos índices son preocupantes y que se potencian por la alta movilidad, que pese a los intentos por frenarla se mantuvo en niveles similares a cuando la fase 5 era plena, sin condimentos de fase 3.

Sin embargo, la situación parece controlada y la tranquilidad en las autoridades se funda en la cantidad de testos que realizada día a día, la media local supera ampliamente a la nacional. La inversión local en testeos ya se acerca a los 500 millones de pesos.

Habrá que aprender a vivir con el virus, insisten fuentes cercanas a Casa de Gobierno, pues una economía muy endeble que padece los avatares de 6 meses de pronunciada caída, además de los largos años de recesión que envuelven a todo el país, ponen nervioso a más de uno en Salta y 25 de Mayo. Pero no sólo a las autoridades acongoja la situación, los empresarios y comerciantes advierten que la caída en las ventas son peores que las del año 2001. Con ese diagnóstico, la posibilidad de un parate total parece muy difícil. Por eso, entre las medidas que el Gobierno anunciaría hoy está casi descartada una cuarentena dura. Se apela a que la sociedad instaure nuevos modos de vivir. “La gente tiene que entender que se puede contagiar más en un supermercado que en un hospital”, había dicho una kinesióloga del hospital de campaña que hizo público el desgaste que padece el sector de salud, tras 180 de cuarentena, con más de 58 mil atenciones, entre hisopados y consultas, las 24 horas. Los correntinos deben entender que la distancia mínima es de dos metros, en cualquier lugar y en cualquier momento. El alcohol en gel debe estar presente como lo está el celular, siempre y a toda hora. El barbijo o tapaboca debe ser una extensión más del cuerpo y se deben desinfectar constantemente las superficies de los lugares en los que se habita. Las reuniones sociales, juntadas o mateadas, deben ser relegadas a la espera de la vacuna. Es la única manera de evitar contagiarse, reiteran en las usinas del poder. El personal de salud, además, prueba la ivermectina cómo método de p-r-e-v-e-n-c-i-ó-n, un antiparisitario de antaño, usado en animales y en seres humanos, cuyos estudios demostrarían que su consumo disminuye la carga viral. En el Gobierno son entusiastas con su uso, la droga producida en la provincia, le cuesta al Estado dos pesos cada par de pastillas. El factor R, que mide el nivel de contagios es alto, el mismo que tenía Buenos Aires en mayo. Por eso en el Gobierno saben que a largo plazo estos índices serán un escollo difícil de sortear. 

Por eso, el Gobierno necesita tener el factor R en menos de 1 para conseguir controlar la situación epidemiológica en Capital. Eso demandará un poco más de tiempo. El distanciamiento social, el uso del tapabocas y la constante higienización de manos es clave para quienes no puedan evitar salir.

“En términos sanitarios la decisión debería contemplar dos variables: la cantidad de días que pasan entre que se duplican los casos, esto es: hoy tengo 100, en cuántos días tengo 200; y el R, que es a cuántas personas transmite el virus alguien con la infección; por ejemplo R2 significa que una persona infecta a otras dos”, explicaron a El Litoral fuentes sanitarias.

“Desde el punto de vista de la epidemia, el R tiene una importancia grande porque si tu R es 10 sabés que en pocos días vas a tener muchas personas infectadas. Ahora, si tu R está en menos de 1, la vas a tener controlada”, aseguraron las fuentes consultadas. 

La tasa de duplicación en Corrientes es hoy de 13 días. Eso quiere decir que, si la situación no llega a ser controlada, se puede pasar de 669 casos acumulados a 1.338 para fines de septiembre.

Para mantener la situación epidemiológica bajo control, se impusieron fuertes medidas. La prohibición de reuniones y la habilitación de tránsito sobre el puente sólo para actividades esenciales, resultan determinantes.
El Litoral

About the author

Administrador

Add Comment

Click here to post a comment

Topics