in

Comunicado a la Familia Diocesana del obispo y sacerdotes

“Ante la difícil realidad que atraviesan tantos hermanos por la situación epidemiológica producida por el Dengue y ante la amenaza de la instalación de casos de Coronavirus, además de depositar nuestra confianza en el Señor y en los maternales cuidados de María de Itatí, instamos a colaborar con las autoridades sanitarias acatando sus disposiciones, nacionales, provinciales y municipales evitando situaciones de pánico, transmitiendo serenidad a la gente, y cuidándonos entre todos” expresa el mensaje que fue rubricado por los sacerdotes reunidos en la Casa de Ejercicios Espirituales “San Liborio” en Solari.

Continua el mensaje textualmente:

En la jurisdicción de la Diócesis de Goya, nos adherimos del siguiente modo:

1) Suspensión de actividades pastorales y reuniones previstas que impliquen desplazamientos y traslados de personas entre los distintos departamentos.

2) Los encuentros y reuniones pastorales (catequesis y otros) continuaran realizándose de forma habitual mientras que no medie otra disposición de las autoridades sanitarias y educativas competentes.

3) Adhesión a las normas de la CEA publicadas el 11 de marzo: omitir el saludo de la paz; administrar la comunión eucarística solamente en la mano y que quienes administren la comunión deberán lavarse antes y después de distribuir la misma.

4) Llamar a la prudencia evitando concurrencias masivas en los templos con ocasiones de novenas, fiestas patronales y celebración de los sacramentos.

5) Más allá de las disposiciones de las autoridades sanitarias, debemos fortalecer la solidaridad con los hermanos y cuidarnos entre todos. Por ello: Apelamos a las personas que presentan síntomas de la enfermedad o están en contacto con personas afectadas, que no concurran a las celebraciones litúrgicas. Aquellos hermanos que por considerarse dentro de los de mayor riesgo (adultos mayores, enfermos, niños pequeños), no se expongan participando de las celebraciones, y aprovechen la posibilidad de seguir la Santa Misa y unirse espiritualmente a la celebración por radio, televisión o medios informáticos-digitales.

6) Colaboremos, además, en replicar las recomendaciones de las autoridades sanitarias que ya conocemos: El asiduo lavado de manos con agua y jabón; cubrirse la nariz y la boca con el pliegue del codo; ventilar los ambientes; y limpiar frecuentemente las superficies y los objetos que se usan habitualmente, utilizar asiduamente repelentes para mosquitos, descacharrar los patios y evitar los recipientes que acumulen agua.

Recurramos confiadamente a nuestra Tierna Madre de Itatí. Pidámosle por las personas que están afectadas y por sus familias, y por los agentes de la Salud. Y mantengámonos serenos, atentos y solidarios con todos.

+ Mons. Adolfo Ramón Canecin y Presbiterio Diócesis de Goya

El STJ dispuso feria judicial desde el 17 al 31 de marzo

Aislamiento y psicosis: historias de argentinos en el corazón de la epidemia de coronavirus en Italia