Conéctate con nosotros

Artículos

9 de Julio: Día de la Independencia Argentina

Publicado:

Hace 203 años, 29 diputados se reunieron en San Miguel de Tucumán para concluir el proceso emancipador comenzado en mayo de 1810.

En 1816, convergieron dos hechos fundamentales para la historia nacional: la declaración de la Independencia y la organización final del plan continental del general José de San Martín, que sería el garante de esa independencia y la llevaría más allá de las Provincias Unidas.
El contexto internacional en el que esto ocurría era complejo: España se había liberado de los franceses y el rey Fernando VII había vuelto al trono y se predisponía a recuperar los territorios americanos que estaban en manos de los revolucionarios. El ejército realista había comenzado a avanzar por toda la región derrotando a una parte de los movimientos independentistas americanos.

Ante esa situación, las Provincias Unidas se juntaron para decidir qué hacer frente al peligro realista. El Congreso General Constituyente de las Provincias Unidas en Sudamérica se reunió en San Miguel de Tucumán para limar asperezas entre Buenos Aires y las provincias, pues sus relaciones estaban deterioradas.

Cada provincia eligió un diputado cada 15.000 habitantes. Las sesiones del Congreso se iniciaron el 24 de marzo de 1816 con la presencia de 33 diputados de los 34 elegidos.

Finalmente, y después de arduas discusiones, el 9 de julio de 1816 los representantes firmaron la declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica y la afirmación de la voluntad de “investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli” y “de toda otra dominación extranjera”. De este modo, después del proceso político iniciado con la Revolución de Mayo de 1810, se asumió por primera vez una manifiesta voluntad de emancipación.

La Casa Histórica de la Independencia
La casa histórica de Tucumán se construyó en 1760. Pertenecía a una importante familia local, la de Francisca Bazán, esposa de Miguel Laguna. Era una casa con varias habitaciones, patios que las conectaban y su único ornamento eran unas columnas salomónicas ubicadas a los costados de la puerta principal.

Después de ser sede del Congreso donde se declaró la Independencia, fue alquilada para la imprenta del ejército, el servicio de Telégrafo y el Juzgado Federal. En 1869, el fotógrafo Ángel Paganelli, que visitaba la ciudad de San Miguel de Tucumán, registró el deterioro del edificio a solicitud de un grupo de vecinos para llamar la atención de las autoridades en pos de la conservación.

En 1904, el gobierno la restauró pero debido a su pésimo estado tuvo que demoler gran parte de la vieja casa. La única parte que fue salvada fue el Salón de la Jura de la Independencia. La reconstrucción intentó ajustarse al máximo en cada detalle del edificio original utilizando, incluso, los mismos tipos de ladrillos, tejas y baldosas.

En 1941 fue declarada monumento histórico. Actualmente funciona como museo y es centro tradicional de los festejos por la Declaración de la Independencia.

Allí cada día 9, el Liceo Militar “General Aráoz de Lamadrid” realiza el relevo de guardia en el Museo de la Casa Histórica de la Independencia.
Con la intención de resaltar las tradiciones de nuestro pasado, los soldados del Liceo Militar, con el uniforme del Regimiento de Infantería de Montaña 10 y acompañados por la Banda Militar “Sargento Primero Pedro Bustamante” del Instituto, realizan esta ceremonia.

De esta forma, el Ejército Argentino junto al pueblo tucumano recuerdan el pasado y mantienen la honesta tarea de custodiar la histórica vivienda donde se juró y se proclamó nuestra Independencia aquel 9 de julio de 1816.

La Proclama de la Independencia
Mientras preparaba en Cuyo al Ejército que cruzaría Los Andes, San Martín se mostraba impaciente para que el Congreso reunido en Tucumán proclamara la Independencia. En una de las cartas que mantiene con uno de los congresales, el representante de Cuyo, Tomás Godoy Cruz, escribía: “¿Hasta cuándo esperamos para declarar la Independencia? ¿No le parece a usted una cosa bien ridícula acuñar moneda, tener el pabellón y cucarda nacional, y por último hacer la guerra al soberano de quien en el día se cree dependemos?”. Y concluía: “Veamos claro, mi amigo, si no se hace, el Congreso es nulo en todas sus partes, porque reasumiendo este la Soberanía, es una usurpación que se hace al que se cree verdadero, es decir a Fernandito”.

El contexto era sumamente complejo, los realistas habían recuperado amplios territorios en América, entre ellos, Chile y buena parte del Alto Perú, lo que constituía toda una amenaza para las Provincias Unidas. En Europa, se asistía a la restauración de las monarquías; en la Banda Oriental, podía constatarse el avance portugués; y en el plano interno, las relaciones entre el gobierno central y el litoral estaban quebradas. Asimismo, las relaciones entre Buenos Aires y provincias que participaban del Congreso no estaban exentas de tensiones.

Finalmente, el acta de la Independencia se firmó el 9 de julio de 1816, donde prevaleció una postura que representaba el mandato de la mayoría de las provincias: investir a las Provincias Unidas del “alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli”. Quedaba expresamente rechazada toda fórmula intermedia que habilitara algún tipo de protectorado. Se trató, pues, de una manifestación clara, acorde con el pedido de San Martín, de declarar la Independencia absoluta de las Provincias Unidas respecto a la corona española y “de toda otra dominación extranjera”, según la fórmula agregada a la proclama días después en las siguientes sesiones del Congreso.

La proclama se publicó en español. También en quechua y aymará con el fin de incorporar al proceso a los pueblos originarios.

Los Diputados
Los 29 diputados del Congreso de Tucumán que suscribieron el acta de Independencia declarada por el Congreso de las Provincias Unidas en Sud América fueron:

• Presidente: Francisco Narciso de Laprida, diputado por San Juan.
• Vicepresidente: Mariano Boedo, diputado por Salta.
• Secretarios: José Mariano Serrano, diputado por Charcas y Juan José Paso, diputado por Buenos Aires
• Diputados:
– Por Buenos Aires: Dr. Antonio Sáenz, Dr. José Darragueira, Fray Cayetano José Rodríguez, Dr. Pedro Medrano, Dr. Esteban Agustín Gascón y Dr. Tomás Manuel de Anchorena.
– Por Catamarca: Dr. Manuel Antonio Acevedo y Dr. José Eusebio Colombres.
– Por Córdoba: Eduardo Pérez Bulnes, José Antonio Cabrera y Lic. Jerónimo Salguero de Cabrera y Cabrera.
– Por Jujuy: Dr. Teodoro Sánchez de Bustamante.
– Por La Rioja: Dr. Pedro Ignacio de Castro Barros.
– Por Mendoza: Tomás Godoy Cruz y Dr. Juan Agustín Maza.
– Por Salta: Dr. José Ignacio de Gorriti.
– Por San Juan: Fray Justo Santa María de Oro.
– Por Santiago del Estero: Pedro Francisco de Uriarte y Pedro León Gallo.
– Por Tucumán: Dr. Pedro Miguel Aráoz y Dr. José Ignacio Thames.
– Por Mizque: Pedro Ignacio Rivera.
– Por Charcas: Dr. Mariano Sánchez de Loria y Dr. José Severo Malabia.
– Por Chichas (incluyendo a Tarija): Dr. José Andrés Pacheco de Melo

En esa sesión no estuvieron presentes cinco diputados: el coronel José Moldes (Salta), que se encontraba detenido; el coronel Juan José Feliciano Fernández Campero (Chichas), que estaba al mando de tropas en el frente de combate; el presbítero Miguel Calixto del Corro (Córdoba), que estaba realizando una misión diplomática ante José Artigas; el médico Pedro Buenaventura Carrasco (Cochabamba), que estaba en servicio en el Ejército del Norte y el diputado Juan Martín de Pueyrredón (San Luis), que había viajado a Buenos Aires para asumir el cargo de Director Supremo.

Sigue leyendo
Anuncio publicitario
Haga clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos

“Como sociedad tenemos que parar un poco, les pedimos por favor, el sistema de salud está al límite”

Publicado:

El Director del Hospital San Roque, Leandro Ramírez junto a la directora del Hospital Sagrado Corazón de Jesús de Libertador, Lorena Frías comentaron sobre la actual situación epidemiológica del departamento.

LEANDRO RAMIREZ (DIRECTOR DEL HOSPITAL)

“A la gente se la ve relajada y como que le perdió ese miedo al virus. Creen que porque ya están vacunados pueden andar de joda o qué pueden juntarse. No estamos ni para joda, ni para juntarse, ni para hacer aglomeramiento de gente.”

Todo lo que sea diversión, boliches, bares, actos proselitistas, etc, por favor no estamos para esto, porque estamos pasando una situación delicada.

“Por favor responsabilidad social, como sociedad tenemos que parar un poco. Les pedimos por favor, el sistema de salud está al límite, pero no porque le falte las cosas sino porque están al límite con la cantidad de trabajo, cantidad de casos.

“Son 350 positivos que estamos siguiendo telefónicamente y que los atendemos, estamos hablando de 20 pacientes por médico, no da abasto. Si seguimos con los contagios cualquier sistema de salud se estresa.”

“No se olviden de que estamos pasando una pandemia, que la vacunación es muy buena pero que también es importante que la gente nos ayude y también le pido a aquellos que utilizan algunos medios para hablar de la salud y para tirar palos en la rueda, que uno va tratando de mejorar, te critican porque vacunas, te critican porque vacunas en la sala, te critican por todo. por favor coherencia en esta época política, no es momento de criticar sino de construir, todos nos conocemos y nos conocemos bien las caras, entonces por favor ayuden a construir, no es momento de estar peleando, ni  discutiendo. Es momento de respetar y de tratar de ayudar, por favor coherencia, porque el estado se construye entre todos.”

“Tenemos la ventaja de que ya sabemos cómo se propaga el virus, sabemos que si usamos barbijo no nos vamos a contagiar, entonces a no relajarnos, no reunirnos, hay gente que toma del pico de la botella y eso no puede seguir pasando.”

LORENA FRIAS

Lamentable es la situación que estamos viviendo, le pedimos que usen barbijos, yo suelo ver que están sin barbijo en libertador pasa muchas veces esto, comparten las bebidas.”

En Libertador es que dan negativo y ya no se quieren aislar, eso también es un gran problema y al ser contacto estrecho, yo intento hablar con ellos primero para informarle que pueden dar positivo hasta el último día inclusive y una vez a pesar de eso yo sí tomó las medidas de enviar a la policía porque no me queda otra, yo no tengo ganas de perjudicar a nadie, todo lo contrario quiero lo mejor para la salud de pueblo libertador y la forma de hacerlo, no tengo otra manera.”

“Todo el tiempo estamos trabajando con el doctor Leandro, inclusive con una ambulancia menos y apoyando a Esquina porque sabemos la necesidad.”

“Nosotros necesitamos de Esquina y a la vez ellos necesitan de nosotros para poder trasladar los pacientes tanto al hospital de campaña como a otras instituciones por distintas patologías.”

“Nosotros en el día de antes de ayer hemos derivado dos pacientes al hospital de campaña, así que ahora en este momento, tenemos dos pacientes positivos allá en el hospital de campaña, eso nos debe alarmar, veníamos sin pacientes y ya estamos subiendo nuevamente.”

“La vacunación solamente lo hacemos en el hospital, ahora ya empezamos a vacunar a mayores de 25 años, los invitamos a que se acerquen al hospital porque viene abierta no viene por lista, así que los invitamos a todos mayores de 25 años que se acerquen y una vez que terminamos con eso vamos descendiendo la edad.”

Sigue leyendo

Artículos

“Las vacunas siempre ofrecen mejores soluciones que problemas”

Publicado:

Mario Lozano, investigador del CONICET y referente en el campo de la virología, destacó la importancia de alcanzar un alto porcentaje de población vacunada para evitar posibles rebrotes de coronavirus. Además, analizó la eventual llegada de la variante Delta al país y subrayó la seguridad de las vacunas disponibles.

Nicolás Camargo Lescano y Magalí de Diego (Agencia CTyS-UNLaM)- En pleno proceso de vacunación, con numerosas gestiones para obtener vacunas y con un ritmo de aplicación que creció durante junio, Argentina logró, en estos días, llegar al 50 por ciento de la población con al menos una dosis, lo que, según los especialistas, es clave para evitar futuros brotes de COVID-19.

“Es muy importante entender que todos debemos ser partícipes activos en la lucha contra el coronavirus. Colaborar con la campaña de vacunación no sólo es un medio de protección individual -porque los vacunados evitan las formas más graves de la enfermedad-, sino que también es un medio de protección colectiva”, resaltó a la Agencia CTyS-UNLaM Mario Lozano, investigador adjunto del CONICET.

Doctor en Ciencias Bioquímicas, docente e investigador de la Universidad Nacional de Quilmes y con una enorme trayectoria en el campo de la virología molecular, Lozano analizó, en esta entrevista, la campaña de vacunación realizada en el país, la inmunidad generada por las vacunas y el nivel de seguridad de las mismas.

¿Qué análisis hace de la campaña de vacunación que se está realizando en Argentina?

En el último mes, el Gobierno Nacional consiguió una cantidad importante de dosis que permitieron ampliar la velocidad de vacunación. De acuerdo a cálculos previos, alrededor de dos millones de vacunas por mes era una excelente velocidad. Actualmente, estamos casi duplicándolo. De seguir así, vamos a estar mucho mejor preparados para el aumento de casos que supondría la llegada de la variante Delta, que posee mayor capacidad de contagio. Incluso en aquellos países que tenían una gran tasa de vacunación, como, por ejemplo, Israel y Gran Bretaña, comenzó a producirse una nueva ola por esta variante. Por eso es importante que todos entendamos que hay que cumplir estrictamente las medidas que se están pidiendo.

¿Qué lecciones o aprendizajes nos deja la experiencia de Gran Bretaña?

El caso de Gran Bretaña es paradigmático. Tenía a la mitad de la población vacunada con dos dosis, y solo mil casos diarios, hasta que la llegada de la variante Delta hizo subirlos a más de 10 mil o 20 mil por día. Sin embargo, la cantidad de fallecimientos no aumentó en la misma proporción, lo que implica que la vacunación está funcionando y muy bien. Si bien hubo algunos fallecidos, la cifra es muy baja y es un porcentaje normal en estos procesos. Hay que entender que no existen tecnologías cien por ciento seguras y, sobre todo, cuando, por ejemplo, se trata de personas que están muy en contacto con cantidades grandes de virus, o personas que son malas respondedoras a la protección de la vacuna.

De acuerdo a la evidencia científica, ¿cuánto tiempo de inmunidad generan las vacunas que se están aplicando actualmente en el mundo?
Hay que seguir realizando estudios, pero, en general, es un proceso que dura mucho tiempo. En el caso de las vacunas contra la gripe, por ejemplo, tenemos que repetirlas todos los años. Esto no es porque la inmunidad de esas vacunas se pierda inmediatamente, sino porque el virus de la gripe cambia tan rápidamente que hace que la protección de las vacunas del año anterior no sea útil este año. Los coronavirus cambian, pero no tanto, así que es probable que la inmunidad dure un poco más de un año.

¿Qué ventajas/beneficios implicaría que un gran porcentaje de la población esté vacunada?

Cuando tengamos vacunados y protegidos a alrededor del 75 por ciento de la población, vamos a conseguir lo que se llama “inmunidad de rebaño”. Esto significa que, por más que ingrese un nuevo virus al territorio, le va a costar muchísimo generar un brote, porque le va a resultar difícil encontrar individuos susceptibles. Además, aunque algunos puedan contagiarse, la generación de un brote necesita que haya mucha gente en condiciones de ser infectadas, situación que no sería posible en ese caso. De esta forma, nos protegemos todos, incluyendo a las personas que no pueden vacunarse, porque tienen alguna enfermedad inmune que hace que las vacunas no funcionen en ellos, o algún tipo de enfermedad metabólica que les impida utilizar las vacunas.

¿Y respecto a aquella parte de la población que no desea vacunarse, más allá de poder hacerlo?
Es fundamental entender que, si bien ninguna tecnología sanitaria es cien por ciento segura y eficiente, las vacunas que estamos utilizando son muy seguras. Las reacciones graves son mínimas, mucho menores que de la mayoría de los medicamentos que usamos sin leer los prospectos. Si leyéramos los prospectos tendríamos tanto miedo como tienen algunas personas cuando se les dice que ciertas vacunas pueden generar trombosis.

Como el caso de Astrazeneca…
Claro. El ejemplo de las trombosis, asociadas a las vacunas de Astrazeneca, es muy significativo. La Agencia de Medicamentos Europea (EMA) hizo un análisis de los posibles trombos que se generarían con Astrazeneca en un total de 34 millones de personas vacunadas y encontraron 222 posibles casos de trombos. Ni siquiera aseguraron que sea una posibilidad segura, lo suman para dar el número máximo, pero solo 18 fueron graves. Siempre las vacunas ofrecen mejores soluciones que problemas. Aún en esos casos graves, las personas podrían haberse protegido de haber estado atentas a los síntomas que producen los trombos: dolor de cabeza que empieza tres días después de la vacunación y que al acostarnos se intensifica. Adquirir el virus, aún en las poblaciones más jóvenes, resulta más peligroso que cualquiera de los efectos secundarios que genera la vacunación.

¿Cómo evalúa lo hecho por la UNQ en particular y por las universidades nacionales en general en la lucha contra la pandemia?

Lo que hicieron las universidades nacionales fue poner toda su tecnología, capacidad humana y edificios, en función de las necesidades que el Estado planteaba. En particular, en la Universidad Nacional de Quilmes se estableció un laboratorio de diagnóstico, se generaron centros de atención telefónica para el seguimiento y evitar brotes. Además, se trabajó en diagnósticos novedosos como aquellos que buscaron el virus en aguas residuales y permiten detectar por ejemplo en fábricas y escuelas, sin testear a todas las personas. Se puso a las universidades en el lugar que tienen que ocupar, garantizando que todas sus actividades tengan un componente de inclusión, poniendo lo mejor en cada caso y, fundamentalmente, siendo pertinentes para cubrir las necesidades que expresa el territorio a partir del Estado.

Sigue leyendo

Artículos

Hoy es fiesta de San Pantaleón, médico mártir cuya sangre se vuelve líquida

Publicado:

Hoy, 27 de julio, es la Fiesta de San Pantaleón, médico nacido a fines del siglo III en Nicomedia (actual Turquía) y que entregó su vida en el martirio. Gracias a un antiguo manuscrito del siglo IV -hoy, parte de la colección del Museo Británico- podemos conocer datos importantes sobre su vida y su muerte.

Pantaleón fue hijo de madre cristiana, pero no se sintió particularmente tocado por la fe. Apenas alcanzó la edad suficiente, empezó a vivir como un pagano y rechazó la fe cristiana. Sin embargo, el hambre de conocimiento y el deseo de ayudar a otros, lo indujo a hacerse médico. Como tal, se hizo de reputación y buena fama.
Su vida parecía transcurrir sin mayores preocupaciones hasta que conoció a un buen cristiano de nombre Hermolaos, quien lo animó a conocer otro tipo de medicina, “la curación proveniente de lo más alto”; y fue así como Pantaleón conoció a la Iglesia. Poco a poco fue descubriendo que el saber que profesaba y la práctica médica podían tener un sentido mucho mayor del que había calculado: la enfermedad y el sufrimiento no lo destruyen todo. Así, llegó el momento del encuentro con Cristo en el corazón. Pantaleón, en consecuencia, empezó a ver a Cristo en aquellos que sufrían estando postrados, vulnerables. Cristo había ganado su corazón y los años de indiferencia habían quedado atrás.

Cuando se extendió la persecución de Diocleciano a Nicomedia, Pantaleón regaló todo lo que tenía a los necesitados y empezó una vida en la clandestinidad, como muchos otros cristianos; hasta que, algunos médicos que le guardaban envidia lo delataron a las autoridades. Pantaleón fue arrestado junto a Hermolaos y otros cristianos.

Como su buena fama había llegado a oídos del emperador, este quiso salvarlo en secreto y le mandó decir que le concedía la oportunidad de vivir, siempre y cuando renunciara a su religión. Pantaleón se negó a tal solicitud y para dejar prueba de que su fe era verdadera curó milagrosamente a un paralítico frente a sus enemigos.

Por tal accionar -considerado una afrenta- fue condenado a ser torturado hasta morir, pero como no murió tras varios intentos, se le mandó decapitar junto a sus compañeros.

Se dice que trataron de matarlo de seis formas diferentes: primero, lo arrojaron al fuego; luego, le echaron plomo fundido; intentaron ahogarlo; lo apedrearon, lo torturaron en la rueda y, finalmente, quisieron atravesar su cuerpo con una espada. Como a todo esto logró sobrevivir por gracia de Nuestro Señor, según la costumbre, los verdugos le cortaron el cuello. Al instante de ser decapitado, el árbol al que estaba atado para el ajusticiamiento floreció.

Sigue leyendo
error: