in

Celebran apertura de turismo interno, aunque aguardan más flexibilización

El reconocido referente del sector en el Portal Sur de la provincia, Arnoldo Rohner definió como positivo el “paso” inicial para ayudar a achicar la erogación por gastos fijos de los establecimientos hoteleros, ante la pérdida que registraron durante más de tres meses. Augura que para octubre se avance con el ingreso de turistas de provincias consideradas Zona Blanca.

Si bien en Esquina abrieron una gran parte de los hoteles desde el 1 junio para trabajar después de dos meses, especialmente con viajantes u otras personas con domicilio en la provincia que llegaron por algunas necesidades, la rehabilitación del movimiento para el turismo interno es un paso alentador, aunque no llega a cubrir los gastos que demanda el mantenimiento y el personal de los establecimientos en sus diversos rubros, indicaron en el sector.

ESTÍMULO Y UN ALIVIO

Reconocido en la actividad por ser propietario de la posada Hambare, ex director municipal de Turismo y primer presidente de la Cámara que los nuclea, Arnoldo Rohner comentó a EL LIBERTADOR que la apertura en junio “fue más de estímulo psicológico tanto para dueños como para empleados ante esos meses de encierro en las casas y estar cerrados los locales hoteleros, de tal modo que pudiésemos tenerlos abiertos y acomodarlos, aunque la demanda fue prácticamente nula”, admitió, sin dejar de considerar que “fue al menos una especie de alivio, como intentar encender una luz al final del túnel”.
De allí se entiende la afirmación de Rohner sobre esta otra apertura, la del turismo intraprovincial: “Es muy bueno; es muy bueno en el sentido de que es un paso hacia adelante aunque sea con movimiento local”, lo cual hizo que se tuvieran algunas consultas, “por lo que creo que algo se va a mover, un poquito al menos, para que las erogaciones de los costos fijos que venimos teniendo hace tres meses se achiquen un poco y las pérdidas sean menores”.

PERSPECTIVA

Al reiterar que es “un paso”, estimó que el Gobierno después debería abrir también los destinos para turistas de provincias que no tengan circulación del virus o definidas como Zonas Blancas, “ir abriendo de a poco; pienso que en dos meses, septiembre u octubre, podría estar todo abierto y trabajando nuevamente, ya que pasará la época de invierno y seguramente el pico del virus, y además porque tendremos que aprender a cuidarnos y a convivir, porque si esto va a seguir cerrado nos agarrará otro virus, pues no creo que los establecimientos podamos aguantar tantos meses sin trabajar”, advirtió.
LA DEMANDA
DEL DESTINO

El empresario hotelero puntualizó que la demanda que tiene la ciudad procede básicamente de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, “que representa un cincuenta por ciento de los turistas que vienen a Esquina, en tanto el otro cincuenta por ciento son brasileños. Por lo tanto, ese ciento por ciento hoy no puede venir”, subrayó.
Si bien reconoció que “los extranjeros, como los brasileños o algunos estadounidenses que también recibimos, hasta el año próximo no podrán venir porque las fronteras están cerradas”, estimó, sin embargo, que ese cincuenta por ciento a escala nacional que mencionó les permitirá empezar a trabajar en un mediano plazo, “pues tenemos desde esos lugares de procedencia muchísimas reservas para el día que se habilite el ingreso turístico a la provincia”.
Con ese horizonte, vaticinó con cierto grado de entusiasmo que “hay mucha expectativa y una vez que la emergencia sanitaria se supere, rápidamente se normalizará nuestra actividad”.

Con todo el protocolo para circulación intrapovincial

ESQUINA. Con respecto a la habilitación del turismo intraprovincial, el referente turístico Arnoldo Rohner, informó que se tiene organizado el protocolo que se recibió del Ministerio de Turismo de la Provincia, el que se implementará al momento de que ingrese el primer turista residente en territorio correntino.
Destacó en otro aspecto como beneficioso, que en el caso de su emprendimiento como en el resto de las ofertas y servicios, “nuestros espacios son abiertos, de mucha naturaleza, sin aglomeración; así que con el cumplimiento del protocolo se debería poder trabajar tranquilo, por ahora con el turismo local”, apuntó.
Señaló que en la ciudad no hay restricciones de días o de personas para ingresar; salvo que no se puede viajar en combis o colectivos al no funcionar los transportes públicos o diferenciales de pasajeros, sólo en autos particulares, recordó.
Pese a esas condiciones manifestó que, de todos modos, “lo que definimos aquí con el Comité de Crisis, es no tener más del cincuenta por ciento de ocupación de cada hotel, no amontonar en los espacios comunes, como los comedores”, para lo cual deseó recibir a ese porcentaje, ya que afirmó que “es muy difícil que se llegue a ocupar esa capacidad de nuestros establecimientos con sólo turistas de Corrientes, por lo tanto tampoco sería un problema mayor para Esquina”.
“Pero como dije antes -remarcó-, es un paso más que vamos dando; habíamos comenzado con los viajantes o gente que venía a trabajar, ahora se abre el turismo a escala provincial, por lo que creo que luego serán las provincias limítrofes que no tengan casos y lo próximo será lo normal, por supuesto con los cuidados preventivos pertinentes”, confió para confesar que “la verdad, la venimos pasando bastante mal porque llevamos tres meses y medio sin recaudar, manteniendo todos los costos fijos que los afrontamos, gracias a Dios, por venir de unos cuatro o cinco años de trabajar bastante bien, lo que nos permitió aguantar, aunque todo llega a un límite”.
Ratificó finalmente que la Argentina debería en los meses que indicó, septiembre u octubre, “empezar a normalizar el movimiento para que este sector pueda seguir subsistiendo”, alertó.

Diario El Libertador

Accidente entre camioneta y moto

Avanzan las obras en la costanera norte