in ,

La prohibición de despido por Decreto de Necesidad y Urgencia. El artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo ¿Una posible ventana para escapar a la prohibición?

Por Carlos A. Coria García

Argentina transita una inusitada crisis socio-económica a consecuencia de la pandemia mundial de COVID-19, agravada por la cuarentena hogareña con dos modalidades o tipos; ASPO (Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio) y DISPO (Distanciamiento Preventivo y Obligatorio)

Vamos a evitar darle una carga valorativa a la decisiones presidencial sobre la prohibición de despido, podrá ser buena o mala, cada quien tendrá la posibilidad de hacerlo, lo que no está en discusiones es que se trata de una decisión política que tendrá sus argumentos para sostenerla.

Tampoco se puede negar la realidad de cientos de miles de empresas, pequeñas, medianas y micro empresas que la pandemia y la decisión sanitaria de la cuarentena en sus versiones ASPO Y DISPO diezmó el consumo y la producción e inevitablemente el trabajo entra en una fenomenal crisis.

Ahora, el tema que nos convoca es un fallo de la Corte de Suprema de Justicia de la Nación que, dependiendo el ángulo desde donde se lo lea, puede que abra una ventana para escaparse a las prohibiciones de despido de los Decretos de Necesidad y Urgencia firmados por el Presidente de la Nación.

EL CASO

CSJN: Ocampo, Alessio Matías Yair c/ BGH S.A. s/despido[2].

…la Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, al confirmar la sentencia de primera instancia, hizo lugar al reclamo de indemnizaciones por despido promovido por el trabajador con posterioridad a la extinción de su contrato por “mutuo acuerdo” en los términos del artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo (LCT). Para así decidir, el a quo consideró que, más allá de que no se había probado la existencia de los vicios de la voluntad denunciados por el actor, debía de todos modos restarse valor al aludido acuerdo porque no había contado con intervención de autoridad judicial o administrativa, ni mediado una resolución fundada que demostrase la “justa composición de los derechos e intereses de las partes” que exige el artículo 15 de la LCT.

Sucintamente, el caso trae a jugar el artículo 241 de la Ley de Contratos de trabajo que es una forma de extinción del contrato de trabajo que en la doctrina lo conocemos como de Mutuo Acuerdo, dice el artículo: Las partes, por mutuo acuerdo, podrán extinguir el contrato de trabajo. El acto deberá formalizarse mediante escritura pública o ante la autoridad judicial o administrativa del trabajo.

Será nulo y sin valor el acto que se celebre sin la presencia personal del trabajador y los requisitos consignados precedentemente.

Se considerará igualmente que la relación laboral ha quedado extinguida por voluntad concurrente de las partes, si ello resultase del comportamiento concluyente y recíproco de las mismas, que traduzca inequívocamente el abandono de la relación.

En doctrina y jurisprudencia la extinción por mutuo acuerdo ha traído históricas controversias, seguramente con razón, en relación al vicio de la voluntad de trabajador o encubrir un despido violando, sin dudas, el principio de irrenunciabilidad de los derechos, pero también es cierto que es un modo lícito de extinguir una relación laboral.

La Corte Suprema de Justicia en el caso pedagógicamente, nos informa como debe realizarse la extinción del contrato de trabajo por Mutuo Acuerdo, o lo que es mejor, el estándar para la formalización de acto:

-Se requiere la presencia personal del trabajador

Ante un escribano público: las partes levantan un acta notarial ante escribano público (escritura pública). De ahí que no constituya derivación razonada del derecho vigente la exigencia de la homologación administrativa o judicial de lo convenido toda vez que ese requisito no se encuentra contemplado en la norma. La LCT solo establece dicha exigencia para los supuestos de “acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios…cuando se realicen con intervención de la autoridad judicial o administrativa”[3].

O Ante la autoridad judicial del trabajo: es la presentación conjunta de las partes  exteriorizando sin vicios de  la voluntad común de disolver el vínculo laboral.

O ante la autoridad administrativa del trabajo: la presentación se realiza ante el Ministerio de Trabajo, en Corrientes, la Subsecretaria de Trabajo si tiene la función y competencia.

Para finalizar, queda la pregunta ¿Es la extinción del contrato de trabajo por Mutuo Acuerdo del articulo 241 LCT una ventana para salir de las prohibiciones del DNU N° 761/2020?

24/09/2020, se publicó en el Boletín Oficial el DECNU-2020-761-APN-PTE – Prohibición de despidos y suspensiones. Prórroga.

ARTÍCULO 2°.- Prorrógase la prohibición de efectuar despidos sin justa causa y por las causales de falta o disminución de trabajo y fuerza mayor por el plazo de SESENTA (60) días contados a partir del vencimiento del plazo establecido por el Decreto N° 624/20.

ARTÍCULO 3°.- Prorrógase la prohibición de efectuar suspensiones por las causales de fuerza mayor o falta o disminución de trabajo por el plazo de SESENTA (60) días, contados a partir del vencimiento del plazo establecido por el Decreto N° 624/20.

Hay miles de PYMES que están pasado, tal vez, el peor momento económico de la historia Argentina, posiblemente, queriendo o sin hacerlo, la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo: Ocampo, Alessio Matías Yair c/ BGH SA s/despido este abriendo una ventana para escapar al DNU 761/2020 aplicando el artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo.


[1] Boletín Oficial el DECNU-2020-761-APN-PTE – Prohibición de despidos y suspensiones. Prórroga

[2] Ocampo, Alessio Matías Yair c/ BGH S.A. s/despido. Corte Suprema de Justicia de la Nación, Sentencia del 10 de septiembre de 2020.

[3] Ocampo, Alessio Matías Yair c/ BGH S.A. s/despido, CSJN, Sentencia 10/09/2020 Considerando N° 4.

Detectaron 15 nuevos casos de coronavirus en Corrientes, todos de Capital

Goya: Confirmaron un caso de coronavirus