in

Eclipse solar del 14 de diciembre: toda la información sobre el fenómeno

El día se hará noche el lunes después de las 13.

Los especialistas describen este hecho poco habitual que ocurre cada dos años en partes diferentes del mundo. En Argentina puede contemplarse una vez cada generación o dos.

La luna pasará delante del sol y por alrededor de dos minutos el día se hará noche el lunes después de las 13, cuando se producirá un eclipse total de sol con una franja de oscurecimiento transversal que abarcará unos 100 kilómetros de ancho y podrá verse en la Patagonia argentina, especialmente en las provincias de Neuquén y Río Negro, las más privilegiadas para observar el fenómemo astronómico que generó gran interés de científicos y aficionados de todo el mundo.

El eclipse cubrirá parte de Sudamérica, Atlántico y Pacífico Sur, y para verlo en su totalidad conviene estar en la franja que cubre la zona norte de la Patagonia.

Atravesará las localidades cordilleranas de Aluminé, Junín de los Andes, Las Coloradas y Piedra del Águila, en el centro la provincia de Neuquén; El Cuy, Sierra Colorada, Ramos Mexia y Valcheta, en la línea sur de la provincia de Río Negro, y San Antonio, Las Grutas y El Cóndor, en la costa atlántica rionegrina.

En otras zonas podrá verse de manera parcial, y cuanto más alejado se esté de la franja mencionada, menor será el porcentaje del disco solar cubierto por la Luna.

Qué se ve durante el fenómeno

Durante el fenómeno se verá “la corona solar y su estructura, que sigue las líneas de campo magnéticos y si hay fenómenos de actividad solar se podrán ver en el limbo, protuberancias. También se podrá ver la cromosfera, una capa solar más baja que la corona y de color rojizo”, y ya fuera de lo que es la estructura solar “el fenómeno de las perlas de Baily, que ocurre cuando los últimos rayos de Sol pasan por los valles del limbo lunar”, explicó el presidente de la Asociación Argentina de Astronomía, Leonardo J. Pellizza.

“Se podrá apreciar cómo la temperatura disminuye en la medida en que el Sol es cubierto por la Luna, las flores se cierran y las aves regresan a sus nidos interpretando que se avecina la nocturnidad”, indica el sitio oficial de información sobre el eclipse.

“Baja la temperatura -añade- y repentinamente, el día se transformará en noche. Luego, aparece impactante la corona solar y como en un nuevo amanecer regresa el brillo del Sol paulatinamente”.

El eclipse en vivo

“Una postal para no perderse” anuncian desde el Centro Cultural de la Ciencia C3 que transmitirá en vivo el fenómeno astronómico, desde las 11.30, por su canal de YouTube, con la colaboración de la Asociación Argentina de Astronomía y el canal 10 de Río Negro.

“El eclipse se va a ver en todos lados, pero el tema es cómo”, advirtió Ana Basset, docente e investigadora de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Comahue, al contar que “hay ciertas zonas en las que será más impactante, en donde habrá un oscurecimiento total en pleno día”.

“Cuando ocurra el eclipse se podrán ver las estrellas en pleno mediodía porque las estrellas siempre están, lo que ocurre es que no se las puede ver por la luminosidad del Sol”, explicó la investigadora.

En marzo de este año, el Ministerio de Turismo de la provincia de Río Negro había anunciado que esperaban la visita de unos 70 mil turistas para contemplar el espectáculo.

La maldición de la pandemia

La pandemia del coronavirus frustró los planes y hoy se esperan para este lunes 14 la llegada de tan sólo unos 180 extranjeros, en el marco de un protocolo especial que funcionará como una “experiencia burbuja”, informó la cartera de Turismo rionegrino.

El subsecretario de Turismo de Neuquén, Germán Bakker, dijo que “el foco está puesto en Piedra del Águila porque es el lugar que tiene las mejores posibilidades de observación del eclipse y también en Las Coloradas, donde se va a disponer un predio”.

Cómo verlo sin peligro

Para evitar daños en la vista, se recomienda que el eclipse sea apreciado con protección adecuada, y en este sentido el Servicio de Oftalmología del Hospital Castro Rendón, de Neuquén, emitió una serie de recomendaciones para una observación segura.

Las recomendaciones son: no mirar al sol de manera directa, tanto con o sin eclipse, a menos que se cuente con los materiales adecuados y durante los lapsos máximos establecidos; no mirar al sol a través de cámaras fotográficas, teléfonos inteligentes, binoculares, telescopios, lentes oscuros, radiografías o filtros caseros, dado que ninguno de estos elementos detiene la totalidad de las radiaciones emitidas por el sol.

Para observación directa y segura, se sugiere utilizar lentes especiales que cuenten con etiqueta ISO 12312-2, sin rayas ni perforaciones y no deben tener una antigüedad mayor a los tres años. También se pueden utilizar máscaras de soldador de grado 14 o superior. En ambos casos, es recomendable que la observación no supere los 30 segundos.

Los eclipses solares totales son poco comunes, ocurren cada dos años en partes muy diferentes del mundo, porque en cualquier parte del mundo pueden ocurrir y básicamente en una región como Argentina pasan una vez cada generación o dos generaciones incluso. Es algo bastante inédito y especial cuando ocurre”, expresó el astrónomo argentino de origen santiagueño que fue candidato al Nobel de Física, Julio Navarro.

El astrónomo se mostró entusiasta ante este eclipse y recomendó que “cualquier persona que pueda ir a esos lugares y experimentarlo que lo haga, porque es una de las pocas veces que en escala humana uno puede observar o tener en la piel ese sentir de un efecto astronómico, que en este caso ocurre cuando la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra”.

El especialista comentó que él tuvo la oportunidad de ver “algunos eclipses solares y son verdaderamente fenómenos sobrecogedores, y enfatizó que “es un fenómeno natural verdaderamente muy particular por eso recomendaría a todos los que puedan que lo vean”.

Choque entre camioneta y moto dejó como saldo un joven fallecido en Esquina

“Nacho” Segovia: las emotivas reacciones en redes sociales tras el fallecimiento del joven deportista