in

Reunión del Prebisterio de la Diócesis de Goya

Del lunes 5 al miércoles 7 de abril, los sacerdotes diocesanos de Goya mantuvieron una reunión con el obispo, monseñor Adolfo Ramon Canecin, en la Casa de Retiros “San Liborio”, en la localidad correntina de Solari. Monseñor Canecin pidió a los sacerdotes un fuerte compromiso en la pastoral de misionera de una Iglesia en salida con estilo sinodal.

La reunión anual del clero sirvió al presbiterio para reflexionar sobre temas de la vida ministerial y pastoral en cada uno de los departamentos que conforman esta jurisdicción eclesial, para fortalecer vínculos, compartir experiencias de sus respectivas parroquias, programar el novenario diocesano y una jornada de estudio iluminados por la Carta Enciclica del Papa Francisco “Fratelli Tutti”.

La escuela de formación para diaconado permanente fue analizada en la oportunidad, evaluando posibilidades de posibles formadores y, la re inserción del documento sobre la piedad popular elaborado por los 10 obispos del NEA y, de cómo seguir acompañando este proceso de la devoción a la Cruz Gil.

La reunión que se cumplió en estricto cumplimiento de las medidas sanitarias vigentes, respetando el protocolo dispuesto en este tiempo de Pandemia, con controles sanitarios diarios y previos hisopados de cada uno de los participantes. Asimismo se mantuvo el distanciamiento de personas en todas las actividades.

Un momento especial fue el compartir del presbítero Ariel Gimenez, párroco de Nuestra Señora del Pilar de Curuzu Cuatia, sobre su experiencia a raíz de la publicación del libro de su autoría “Ñandereco Tupao”.

El equipo de sacerdotes que preparó y coordinó la reunión estuvo integrado por los párrocos Ramón Espinoza, Pablo Esteban Stortti y Juan Carlos Mendoza, quienes desarrollaron el programa elaborado previamente.

 La oración en común estuvo presente en muchos momentos del encuentro, con el rezo de la liturgia de las horas y la celebración eucarística.

 El último día, monseñor Adolfo Canecin dirigió un espacio de intercambio de experiencias con los sacerdotes para abordar distintas cuestiones pastorales de la diócesis.

 En la ocasión, pidió a los sacerdotes un fuerte compromiso en la pastoral de “vivir una Iglesia con una triple característica: una Iglesia en salida misionera, una Iglesia Bautismal, al servicio de la Iglesia Pueblo de Dios” que requiere “una conversión pastoral que convoque a todos los bautizados y, una Iglesia Sinodal, “un estilo que signifique caminar juntos” fortaleciendo las estructuras pastorales, que no “tienen que ser burocráticas sino sinodales” buscando “juntos la voluntad de Dios , con el discernimiento comunitario”.

Camión despistó sobre puente y embistió una bicicleta

Comunicaciones recibe a Colón