Conéctate con nosotros

Deportes

El impactante San Martín: domó a San Lorenzo y acaricia la final

Publicado:

Con el brillante tándem Machuca-Saiz como estandarte de una fantástica actuación colectiva, el Rojinegro sorprendió al Ciclón con un arranque furioso. Fue triunfo por 90-73 frente al vigente campeón para quedar a un paso de la definición.

San Lorenzo 73 San Martín 90

Por Lucas Leiva


San Martín sigue escribiendo hazañas en la actual postemporada de la Liga Nacional: tras haberse impuesto frente a Platense en la Reclasificación y después de haber eliminado por primera vez a Regatas, el implacable funcionamiento colectivo del combinado de Diego Vadell le puso un freno al poderío del profundo San Lorenzo. El elenco correntino construyó su diferencia durante un primer cuarto perfecto y sostuvo el margen durante el resto del juego para quedarse con el primer juego de las semifinales ante el vigente tetracampeón. El Ciclón ya no tiene margen de error para mantener con vida su ilusión de hilvanar cinco títulos al hilo. 

El arranque de San Martín fue letal en un primer cuarto en el que propios y extraños se habrán refregado los ojos en más de una oportunidad para corroborar que el resultado parcial era real. El Rojinegro fue un relojito: excelente en los cambios defensivos, bien con las ayudas sin permitirle a su rival tomar tiros cómodos ni aprovechar segundas chances. Su habitual e inexpugnable fortaleza defensiva se complementó del otro costado de la cancha con una fabulosa producción ofensiva. 

Jonathan Machuca, quien firmó una planilla de 17 puntos y 5 asistencias, manejó el termómetro de la tarde. Prolijo desde la conducción y preciso cada vez que buscó el aro durante una primera mitad en la que anotó cuatro triples en seis intenos. Fue una actuación estelar del experimentado base, quien confirmó por enésima oportunidad que es un jugador distinto.

Su sociedad con Javier Saiz construyó la ventaja inicial. El ala pivote fue el otro gran responsable del triunfo rojinegro, demostrando una vez más que indudablemente atraviesa su mejor momento. Ya venía de hacer unos cuartos de final brillantes contra Regatas en el mano a mano contra Tayavek Gallizzi, y este miércoles estuvo muy encendido en ataque, indefendible para los internos del Ciclón: ni Hernández, ni Acuña, ni Romano pudieron frenarlo. Saiz finalizó con una fantástica planilla de 23 puntos (11/14 de cancha, un 78% de acierto), 7 rebotes y 26 de valoración.

La tropa rojinegra se completó con la justeza de Solanas cada vez que atacó al aro en una actuación inmejorable con 17 puntos, 8 rebotes y 20 de valoración. La revolución que que habitualmente generan los ingresos de Tomy Zanzottera y la defensa de Basabe también tuvieron su impacto. En definitiva, fue la función de todo un equipo solidario, en sintonía y con carácter para no perder nunca el enfoque ante las arremetidas del Ciclón.

Más allá de la complicidad que tuvo su rival en esto, errático, molesto y hasta entrando en un círculo vicioso en el que las urgencias lo hicieron tomar algunas decisiones apresuradas. Apenas dos goles de campo de San Lorenzo en el arranque del juego, uno en el amanecer del partido (Fjellerup) y el otro en el último segundo del cuarto (Acuña), terminando con 2/14 en este rubro. Y si a esto le sumamos que los de Boedo no estuvieron finos ni en los libres, todo este panorama se vio mucho más contrastado. Tardó en llegar al partido.

Es cierto que San Lorenzo fue de menor a mayor en el partido, pero de todas formas arrancó muy abajo y esos tempraneros -25 que le sacó San Martín hicieron que sea imposible dar vuelta la historia. Se lo vio más decidido ofensivamente, encontró mayores protagonistas y sobre todo en la segunda mitad donde recortó diferencias, pero defensivamente le siguió costando frenar a su rival. Lo más destacado en el cuadro de Santander fue Fjellerup por su continuidad en todo el partido (20 puntos y 6 rebotes), mientras que el otro hombre clave en el empuje de la segunda mitad fue Penka Aguirre (13 unidades).

Desde el primer minuto, esa agresividad rojinegra se hizo presente. El contundente 28 a 5 del Rojinegro fue inmejorable, no solo por haber impuesto su ritmo de juego, con supremacía en defensa, sino también por la efectividad a la hora de convertir. San Lorenzo creció en el siguiente parcial (pasó de los escasos 5 a anotar 20 en el segundo), pero aún así San Martín siguió muy fino adelante y se fue al descanso largo 25-49 arriba.

A partir de ahí, San Lorenzo pasó a controlar más el ritmo. Se jugó a mayor vértigo, y con esas apariciones de Penka desde el manejo y la efectividad, más algunas acciones más de Romano y algunas bombas de Piñero, la diferencia bajó a 14 unidades (75-61, todavía para el rojinegro). De todas formas, San Martín ofensivamente continuó teniendo respuestas, más allá de esa presión azulgrana en primera línea que empezó a complicarlo, y al tándem destacado de Machuca-Saiz, se sumó la desfachatez de Solanas, tomando muchas responsabilidades.

Lo aguantó muy bien San Martín, y así terminó llevándose un primer punto clave. Con este 90-73, ahora es tiempo de pensar en el día viernes, ya con este sorprendente rojinegro match point a su favor y esa ilusión que crece mucho más el memorable resultado de esta tarde.

Foto: La Liga Contenidos

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Deportes

¡Está vivo! Quimsa dio una demostración de carácter e igualó las Finales

Publicado:

La Fusión completó una gran actuación con un papel protagónico de sus dos extranjeros. Empujados por el corazón de su capitán, los santiagueños empataron la definición en un partido caliente. El sábado, a las 11 de la mañana, volverán a enfrentarse en el determinante último juego que consagrará al nuevo campeón.

Quimsa 90-83 San Lorenzo

Por Matías Baldo

Su capitán, maltrecho pero ilusionado, lo había advertido en la previa y su Quimsa no decepcionó: venció por 90-83 a San Lorenzo en el cuarto partido de las Finales, empató la serie y forzó un quinto partido que definirá al nuevo campeón de la Liga Nacional. El próximo sábado a las 11 de la mañana, en el Templo del Rock, se celebrará la última batalla entre los dos mejores equipos de la Argentina para decidir al monarca local. 

La Fusión, al borde del abismo, salió con otro semblante. Mauro Cosolito, su líder espiritual, lo había anticipado en la transmisión en Twitch y Facebook: “Para matar al campeón de la Champions tenés que liquidar la serie. No tengo dudas de que el equipo va a salir a dar todo para ir a un quinto”. Y Quimsa salió a dejar la piel desde el primer minuto en un trámite caliente, hablado, protestado y picante con cruces entre los jugadores de ambos equipos, reclamos más vocales ante los jueces, múltiples faltas técnicas, puntos más celebrados y un juego mucho más físico que en tardes anteriores.  

La dupla de extranjeros, que anotó 50 de los 90 puntos de la Fusión, cargó con su ofensiva. Brandon Robinson, con su equipo coqueteando con la eliminación, asumió el liderazgo en otra producción descomunal como principal argumento en ataque: fue el goleador del partido con 32 puntos y rescató continuamente a su equipo cuando San Lorenzo amenazaba el liderazgo santiagueño. El estadounidense, quien no había redondeado una de las campañas más prolíficas de su carrera durante la temporada regular y que había tenido un arranque dubitativo en ataque, se reencontró con su faceta más voraz para postergar las ilusiones de campeón del pueblo de Boedo. 

Robinson fue una garantía en una tarde en la que rozó la perfección: finalizó el juego con 61% de cancha y 66% de tres. Los quince puntos que anotó en el segundo cuarto le permitieron a Quimsa tomar una ventaja de diez puntos que posteriormente San Lorenzo pudo reducir a márgenes mínimos, escenario en el que otra vez la respuesta fue el héroe santiagueño. 

Cuando Silvio Santander ajustó la marca e impulsó una presión más agresiva sobre Robinson en el pick&roll, Ismael Romero, arrollador y activo, fue determinante para atacar al aro con comodidad. El Cubanazo fue letal en el poste bajo no solo gracias a sus 18 puntos, sino también a su participación en el pick&roll pero especialmente para darle segundas oportunidades en ataque a su equipo con 6 rebotes ofensivos de los 10 que capturó en total. Romero, quien no había tenido una gran actuación en los últimos dos juegos, recuperó su mejor versión y fue imparable para un Ciclón que nunca encontró soluciones para su poderosa agilidad. 

Cosolito, quien regresó tras su ausencia en el tercer juego con una codera en su brazo izquierdo por la ruptura de ligamentos y una pequeña fractura que sufrió en su codo, fue clave con su ingreso sobre el final del primer parcial para imprimirle una cuota indispensable de energía y carácter a la Fusión. Diezmado físicamente, su influencia fue evidente más allá de sus 6 puntos y sus 9 rebotes en 25 minutos. Capitán y emblema, puso su corazón en la cancha, su inteligencia en ataque y sacrificó su cuerpo en defensa para ayudar a sus compañeros. 

El impacto de la banca de Quimsa también fue un factor decisivo: los suplentes a disposición de Sebastián González aportaron 35 puntos frente a los 12 de la segunda unidad de San Lorenzo. Franco Baralle, un especialista en los cierres calientes, marcó 9 de sus 15 puntos durante el último parcial y fue mortífero para sentenciar a un San Lorenzo que tendrá que ganar el sábado para conseguir el Pentacampeonato. 

De cara al quinto duelo que definirá al nuevo monarca de la Liga Nacional, con apenas un día de descanso entre ambos juegos, San Lorenzo deberá recuperarse anímicamente de la derrota y físicamente de una tarde exigente en la que Penka Aguirre participó prácticamente de los 40 minutos de partido y en el que tanto Nicolás Romano, José Vildoza y Máximo Fjellerup superaron los 30′. Las bajas de Dar Tucker -quien no participó en toda la postemporada- y la ausencia de Luis Montero por una fractura redujeron considerablemente las opciones de Santander. Los minutos se sentirán menos en un Quimsa envalentonado que terminó el cuarto juego a puro grito de Cosolito, el líder que no va a dejar que su equipo muera sin pelear. 

Sigue leyendo

Deportes

Kevin Zenón, el correntino que quiere triunfar en Unión de visita en Esquina

Publicado:

Un futbolista polifuncional, que en Reserva cumplió también la función de carrilero por ese sector. Nació en Goya (Corrientes) el 29 de julio de 2001, mide 177 centímetros y los que lo vienen siguiendo dan cuenta de su “elegancia” a la hora de jugar.

Desde aquel pibe de Central de Goya al que llegó a Unión en 2018 su progreso fue importante, no solamente siendo figura en varios partidos de las inferiores de AFA, sino también en la Reserva afista. 
Su zurda es una de las cualidades que ponderan los que siguen y apuestan por uno de los tantos jóvenes que tiene Unión en las formativas y que pretenden pegar el salto para instalarse en el profesionalismo.

Sigue leyendo

Deportes

San Lorenzo acaricia el Penta: vapuleó a Quimsa y quedó match point

Publicado:

El conjunto de Boedo consiguió una categórica victoria para atizar sus sueños de campeón y tendrá la oportunidad de definir las Finales este jueves a las 17 en el Templo del Rock.

San Lorenzo 89-66 Quimsa 

El histórico Penta está ahí, cada vez más cerca en su horizonte. San Lorenzo acaba de concretar un triunfo impresionante frente al número uno de la fase regular y, después de una temporada plagada de contratiempos, sabe que le queda un único obstáculo para adueñarse de su quinto título consecutivo. El conjunto de Silvio Santander fue un Ciclón que arrasó con las ilusiones de un Quimsa reducido a su mínima expresión y lo vapuleó en una victoria de principio a fin. 

San Lorenzo construyó una diferencia irremontable durante una primera mitad que rozó la perfección. Fue una tarea brillante en ambos costados de la cancha, implacable en ataque e inexpugnable en defensa. El Ciclón calibró la mira y redondeó veinte minutos de sobresaliente efectividad con un 70% de tres y 66% de cancha. Si su dinámica ofensiva había sido uno de los lunares en los primeros dos juegos, el combinado de Boedo respondió con una actuación implacable con 10 puntos de Nicolás Aguirre, 11 de Maxi Fjellerup, 9 de José Vildoza y 15 de un Nicolás Romano imparable. 

Su intensidad defensiva, el sello por excelencia de Silvio Santander que resultó un factor determinante en el cierre del segundo juego para permitir apenas dos puntos en los últimos cinco minutos, levantó una muralla alrededor de su propio aro y apenas permitió 31 puntos en los primeros dos parciales. Su telaraña era un problema sin solución para la Fusión, desenfocada y perdida. Incluso los suplentes, especialmente Roberto Acuña y Luis Montero, se acoplaron al festival azulgrana. 

Quimsa, incapaz de correr en transición ante una ofensiva rival prácticamente infalible, evidenciaba serios problemas para descifrar el enigma Ciclón en ataques estacionados. Kevin Hernández había conseguido domar a Ismael Romero mientras Aguirre y Fjellerup rotaban en la marca de Brandon Robinson. Iván Gramajo, titular obligado ante la lesión de Mauro Cosolito, fue el único ladero de Robinson durante un inicio en el que Quimsa estuvo durante tres minutos sin anotar en el arranque del segundo cuarto. 

La Fusión esbozó una remontada en el tercer parcial, un escenario históricamente cómplice para el Ciclón. Se invirtieron los papeles con respecto al segundo capítulo, instancia en la que San Lorenzo dio vuelta el marcador en los últimos minutos para encaminar el trámite, revertir la desventaja inicial e igualar la serie. El elenco de Santander sufrió una merma -lógica- en su efectividad y Quimsa aprovechó para reducir a siete puntos una diferencia que había sido de 23. El Cubanazo Romero fue el estandarte de la reacción con once puntos durante el tercer cuarto que en Boedo cerraron aliviados gracias a la aparición de Fjellerup, Aguirre y Vildoza para marcharse al descanso con un margen de 13 puntos a favor. 

El último parcial fue todo de San Lorenzo, una reacción a la altura de las circunstancias después del susto del tercer chico. Quimsa apenas pudo anotar diez puntos durante los diez minutos del cuarto y el Ciclón volvió a lucirse en ambos costados de la cancha. Acuña fue un Torazo en rodeo propio y ajeno, Vildoza apareció en todo su esplendor con nueve de sus 22 puntos, Aguirre manejó los tiempos del partido a la perfección y construyó una dupla letal con Romano en el poste bajo para ponerle punto final a una noche casi perfecta que aclaró definitivamente el horizonte de un San Lorenzo que saborea su quinto cetro consecutivo. 

Por Matías Baldo / Fotos: Marcelo Endelli – La Liga Contenidos

Sigue leyendo
error: