Conéctate con nosotros

Deportes

Quimsa francotirador: bombardeó a Boca desde el perímetro y es finalista

Publicado:

El conjunto de Sebastián González hizo gala de una de sus mayores virtudes y encontró en Brandon Robinson a su líder para eliminar al Xeneize. La Fusión, número uno de la temporada regular, enfrentará al ganador de la semifinal entre San Martín y San Lorenzo.

Quimsa 82-73 Boca 

Quimsa mantiene intacta su hegemonía en el básquet argentino: el campeón del Súper 4 y número uno de la temporada regular eliminó a Boca y se convirtió en el primer finalista de la Liga Nacional. El esfuerzo defensivo del Xeneize durante los primeros dos cuartos no fue suficiente ante un equipo que, gracias a la profundidad de su plantel y la gestión del entrenador Sebastián González, siempre encuentra soluciones.

Como en el primer juego, Boca hizo un buen trabajo controlando las múltiples opciones ofensivas de Quimsa pero la intensidad que requiere tal faena resultó insostenible para un plantel de limitada rotación. El Xeneize fue capaz de controlar el poderío en ataque de la Fusión gracias a su rigor físico en un arranque caliente pero no consiguió concretar sus oportunidades en ataque, tal como remarcó Gonzalo García en uno de los tiempos muertos: “Estamos haciendo un buen trabajo defensivo, pero lo estamos dilapidando del otro lado porque se nos va la pelota de las manos. Nos están teniendo cero respeto a las penetraciones, vayamos hacia dentro, seamos más incisivos, con la pelota en la mano arriba”. 

Quimsa se sintió realmente incómodo en la primera mitad, especialmente ineficaz tanto desde el perímetro como desde la línea de libres. Ismael Romero Fernández, la figura del primer juego, se había cargado rápidamente de faltas y Boca disfrutaba con un goleo repartido: el Xeneize terminó la primera mitad con puntos de los ocho jugadores que habían ingresado. 

La anemia ofensiva de la Fusión fue evidente durante el arranque del segundo cuarto y Manuel Buendía, siempre revulsivo desde el banco, comandaba al elenco de La Ribera hacia una ventaja de diez puntos. Pero cuando Quimsa parecía perdido, apareció el Capitán América para rescatarlo. Brandon Robinson, sin impacto goleador durante la actual postemporada, desempolvó su capa y enarboló la resistencia santiagueña. 

Leonardo Mainoldi había analizado el impacto de Robinson en la previa del segundo punto, lejos de su habitual producción ofensiva pero igual de útil en un rol trascendental pero no tan sencillo de percibir: “Últimamente no estamos tan dependientes de Brandon que sabemos el talento que tiene. Está ayudando quizás en otra faceta, no nos fijamos en si anota los 20 puntos por partido que nos tiene acostumbrados y sabemos que lo puede hacer”

Pero cuando Quimsa no encontraba cómo descifrar el enigma trazado por García, Robinson asumió la tarea en soledad e inclinó la balanza en favor del flamante finalista: el estadounidense firmó una planilla de 26 puntos, 5 rebotes y 4 asistencias en 34 minutos. A partir de Robinson creció La Fusión, que en el tercer cuarto bombardeó a Boca desde el perímetro.

El Xeneize ganaba por diez a falta de cinco minutos para el cierre del tercer parcial pero Quimsa remontó, en apenas un suspiro de 180 segundos, gracias a cinco triples consecutivos convertidos por Robinson, Mauro Cosolito y Franco Baralle. Cosolito, que no había marcado puntos y había recibido una advertencia por flopping en una primera mitad en la que se cruzó con Martín Leiva, concluyó la tarde con 14 unidades y 55% de cancha.

González también ajustó en defensa y la Fusión encauzó el partido. Como había anticipado Mainoldi, su orden atrás es fundamental para su crecimiento en ataque: “La defensa es decisiva, todo fluye cuando nos funciona”. Con Robinson y Cosolito como banderas, el equipo líder en cantidad y porcentaje de triples durante la temporada regular sacó a relucir una de sus mayores virtudes para revertir el marcador: los santiagueños terminaron con un 52% de tres gracias a sus 11 aciertos en 21 intentos. 

El Xeneize, ya en desventaja, siguió luchando con más corazón que juego. El desgaste del esfuerzo inicial, sumado a su ineficacia general personificada en la figura de Leonel Schattmann -no encestó ninguno de sus siete intentos de tres-, era evidente. Pese a sus lunares, Boca batalló hasta el final y se retiró con la cabeza en alta ante una producción estelar de Romero Fernández en el último parcial. Robinson generaba ventajas a partir de su mera presencia, perseguido por Nicolás De Los Santos y doblado cada vez que tenía la pelota en sus manos. El Cubanazo, determinante en el primer encuentro, repitió y Quimsa aprovechó cada oportunidad en ataque para sentenciar la serie y celebrar con euforia su clasificación a la final. 

Sigue leyendo
Anuncio publicitario

Deportes

¡Está vivo! Quimsa dio una demostración de carácter e igualó las Finales

Publicado:

La Fusión completó una gran actuación con un papel protagónico de sus dos extranjeros. Empujados por el corazón de su capitán, los santiagueños empataron la definición en un partido caliente. El sábado, a las 11 de la mañana, volverán a enfrentarse en el determinante último juego que consagrará al nuevo campeón.

Quimsa 90-83 San Lorenzo

Por Matías Baldo

Su capitán, maltrecho pero ilusionado, lo había advertido en la previa y su Quimsa no decepcionó: venció por 90-83 a San Lorenzo en el cuarto partido de las Finales, empató la serie y forzó un quinto partido que definirá al nuevo campeón de la Liga Nacional. El próximo sábado a las 11 de la mañana, en el Templo del Rock, se celebrará la última batalla entre los dos mejores equipos de la Argentina para decidir al monarca local. 

La Fusión, al borde del abismo, salió con otro semblante. Mauro Cosolito, su líder espiritual, lo había anticipado en la transmisión en Twitch y Facebook: “Para matar al campeón de la Champions tenés que liquidar la serie. No tengo dudas de que el equipo va a salir a dar todo para ir a un quinto”. Y Quimsa salió a dejar la piel desde el primer minuto en un trámite caliente, hablado, protestado y picante con cruces entre los jugadores de ambos equipos, reclamos más vocales ante los jueces, múltiples faltas técnicas, puntos más celebrados y un juego mucho más físico que en tardes anteriores.  

La dupla de extranjeros, que anotó 50 de los 90 puntos de la Fusión, cargó con su ofensiva. Brandon Robinson, con su equipo coqueteando con la eliminación, asumió el liderazgo en otra producción descomunal como principal argumento en ataque: fue el goleador del partido con 32 puntos y rescató continuamente a su equipo cuando San Lorenzo amenazaba el liderazgo santiagueño. El estadounidense, quien no había redondeado una de las campañas más prolíficas de su carrera durante la temporada regular y que había tenido un arranque dubitativo en ataque, se reencontró con su faceta más voraz para postergar las ilusiones de campeón del pueblo de Boedo. 

Robinson fue una garantía en una tarde en la que rozó la perfección: finalizó el juego con 61% de cancha y 66% de tres. Los quince puntos que anotó en el segundo cuarto le permitieron a Quimsa tomar una ventaja de diez puntos que posteriormente San Lorenzo pudo reducir a márgenes mínimos, escenario en el que otra vez la respuesta fue el héroe santiagueño. 

Cuando Silvio Santander ajustó la marca e impulsó una presión más agresiva sobre Robinson en el pick&roll, Ismael Romero, arrollador y activo, fue determinante para atacar al aro con comodidad. El Cubanazo fue letal en el poste bajo no solo gracias a sus 18 puntos, sino también a su participación en el pick&roll pero especialmente para darle segundas oportunidades en ataque a su equipo con 6 rebotes ofensivos de los 10 que capturó en total. Romero, quien no había tenido una gran actuación en los últimos dos juegos, recuperó su mejor versión y fue imparable para un Ciclón que nunca encontró soluciones para su poderosa agilidad. 

Cosolito, quien regresó tras su ausencia en el tercer juego con una codera en su brazo izquierdo por la ruptura de ligamentos y una pequeña fractura que sufrió en su codo, fue clave con su ingreso sobre el final del primer parcial para imprimirle una cuota indispensable de energía y carácter a la Fusión. Diezmado físicamente, su influencia fue evidente más allá de sus 6 puntos y sus 9 rebotes en 25 minutos. Capitán y emblema, puso su corazón en la cancha, su inteligencia en ataque y sacrificó su cuerpo en defensa para ayudar a sus compañeros. 

El impacto de la banca de Quimsa también fue un factor decisivo: los suplentes a disposición de Sebastián González aportaron 35 puntos frente a los 12 de la segunda unidad de San Lorenzo. Franco Baralle, un especialista en los cierres calientes, marcó 9 de sus 15 puntos durante el último parcial y fue mortífero para sentenciar a un San Lorenzo que tendrá que ganar el sábado para conseguir el Pentacampeonato. 

De cara al quinto duelo que definirá al nuevo monarca de la Liga Nacional, con apenas un día de descanso entre ambos juegos, San Lorenzo deberá recuperarse anímicamente de la derrota y físicamente de una tarde exigente en la que Penka Aguirre participó prácticamente de los 40 minutos de partido y en el que tanto Nicolás Romano, José Vildoza y Máximo Fjellerup superaron los 30′. Las bajas de Dar Tucker -quien no participó en toda la postemporada- y la ausencia de Luis Montero por una fractura redujeron considerablemente las opciones de Santander. Los minutos se sentirán menos en un Quimsa envalentonado que terminó el cuarto juego a puro grito de Cosolito, el líder que no va a dejar que su equipo muera sin pelear. 

Sigue leyendo

Deportes

Kevin Zenón, el correntino que quiere triunfar en Unión de visita en Esquina

Publicado:

Un futbolista polifuncional, que en Reserva cumplió también la función de carrilero por ese sector. Nació en Goya (Corrientes) el 29 de julio de 2001, mide 177 centímetros y los que lo vienen siguiendo dan cuenta de su “elegancia” a la hora de jugar.

Desde aquel pibe de Central de Goya al que llegó a Unión en 2018 su progreso fue importante, no solamente siendo figura en varios partidos de las inferiores de AFA, sino también en la Reserva afista. 
Su zurda es una de las cualidades que ponderan los que siguen y apuestan por uno de los tantos jóvenes que tiene Unión en las formativas y que pretenden pegar el salto para instalarse en el profesionalismo.

Sigue leyendo

Deportes

San Lorenzo acaricia el Penta: vapuleó a Quimsa y quedó match point

Publicado:

El conjunto de Boedo consiguió una categórica victoria para atizar sus sueños de campeón y tendrá la oportunidad de definir las Finales este jueves a las 17 en el Templo del Rock.

San Lorenzo 89-66 Quimsa 

El histórico Penta está ahí, cada vez más cerca en su horizonte. San Lorenzo acaba de concretar un triunfo impresionante frente al número uno de la fase regular y, después de una temporada plagada de contratiempos, sabe que le queda un único obstáculo para adueñarse de su quinto título consecutivo. El conjunto de Silvio Santander fue un Ciclón que arrasó con las ilusiones de un Quimsa reducido a su mínima expresión y lo vapuleó en una victoria de principio a fin. 

San Lorenzo construyó una diferencia irremontable durante una primera mitad que rozó la perfección. Fue una tarea brillante en ambos costados de la cancha, implacable en ataque e inexpugnable en defensa. El Ciclón calibró la mira y redondeó veinte minutos de sobresaliente efectividad con un 70% de tres y 66% de cancha. Si su dinámica ofensiva había sido uno de los lunares en los primeros dos juegos, el combinado de Boedo respondió con una actuación implacable con 10 puntos de Nicolás Aguirre, 11 de Maxi Fjellerup, 9 de José Vildoza y 15 de un Nicolás Romano imparable. 

Su intensidad defensiva, el sello por excelencia de Silvio Santander que resultó un factor determinante en el cierre del segundo juego para permitir apenas dos puntos en los últimos cinco minutos, levantó una muralla alrededor de su propio aro y apenas permitió 31 puntos en los primeros dos parciales. Su telaraña era un problema sin solución para la Fusión, desenfocada y perdida. Incluso los suplentes, especialmente Roberto Acuña y Luis Montero, se acoplaron al festival azulgrana. 

Quimsa, incapaz de correr en transición ante una ofensiva rival prácticamente infalible, evidenciaba serios problemas para descifrar el enigma Ciclón en ataques estacionados. Kevin Hernández había conseguido domar a Ismael Romero mientras Aguirre y Fjellerup rotaban en la marca de Brandon Robinson. Iván Gramajo, titular obligado ante la lesión de Mauro Cosolito, fue el único ladero de Robinson durante un inicio en el que Quimsa estuvo durante tres minutos sin anotar en el arranque del segundo cuarto. 

La Fusión esbozó una remontada en el tercer parcial, un escenario históricamente cómplice para el Ciclón. Se invirtieron los papeles con respecto al segundo capítulo, instancia en la que San Lorenzo dio vuelta el marcador en los últimos minutos para encaminar el trámite, revertir la desventaja inicial e igualar la serie. El elenco de Santander sufrió una merma -lógica- en su efectividad y Quimsa aprovechó para reducir a siete puntos una diferencia que había sido de 23. El Cubanazo Romero fue el estandarte de la reacción con once puntos durante el tercer cuarto que en Boedo cerraron aliviados gracias a la aparición de Fjellerup, Aguirre y Vildoza para marcharse al descanso con un margen de 13 puntos a favor. 

El último parcial fue todo de San Lorenzo, una reacción a la altura de las circunstancias después del susto del tercer chico. Quimsa apenas pudo anotar diez puntos durante los diez minutos del cuarto y el Ciclón volvió a lucirse en ambos costados de la cancha. Acuña fue un Torazo en rodeo propio y ajeno, Vildoza apareció en todo su esplendor con nueve de sus 22 puntos, Aguirre manejó los tiempos del partido a la perfección y construyó una dupla letal con Romano en el poste bajo para ponerle punto final a una noche casi perfecta que aclaró definitivamente el horizonte de un San Lorenzo que saborea su quinto cetro consecutivo. 

Por Matías Baldo / Fotos: Marcelo Endelli – La Liga Contenidos

Sigue leyendo
error: